domingo, 14 de febrero de 2010

Nuevo libro sobre Masonería Medieval


De Templo Salomonis Liber y otros textos de Masonería Medieval
Textos inéditos de Beda el Venerable y de Rabano Mauro
Eduardo R. Callaey
Manakel (Martinismo)
Madrid (2010)


Como se suele decir:
A todos los masones que el presente vieren:


La publicación de De Templo Salomonis Liber y otros textos de Masonería Medieval, es una antigua deuda pendiente que tenía conmigo mismo y con todas las personas -masones y no masones- que han colaborado en el vasto proyecto de dar a conocer el orígen específicamente monástico de la masonería. Esta obra, editada en la prestigiosa Colección Martinista de Editorial Manakel (Madrid), completa, o al menos amplía notablemente, el trabajo iniciado cuando publicamos, en 2004 el Ordo laicorum ab monacorum ordine, libro reeditado en 2006 con el título La masonería y sus orígenes cristianos.

Hasta ese momento no existían más que cabos sueltos respecto de la influencia benedictina en la masonería medieval. En un contexto secularizante, en donde los cristianos son apenas una expresión marginal dentro de la denominada masonería liberal adogmática, la obra fue descalificada a tal extremo que vale la pena citar una anécdota para trazar el marco de la controversia. En una de las tantas "mesas" en las que mi tesis era vapuleada por mis HH.·. adogmáticos uno de ellos, actual autoridad de alto nivel en la GLA, cuando ya casi no había argumentos que esgrimir en contra de mi planteo, dijo finalmente ¿Y cómo puedo estar seguro de que la traducción de estos textos medievales es verdadera? Aunque parezca irrisorio, este H.·. prefería pensar que quien tenía adelante lo estaba engañando antes que aceptar que un monje cristiano había organizado las primeras logias medievales. Evidentemente no se trataba de un H.·. que debía pulir su Piedra Bruta sino de un H.·. bruto, pues el latín aún se estudia en escuelas secundarias, es lengua oficial de un Estado y goza de excelente salud en el mundo académico.

Desde entonces supe que tarde o temprano deberíamos comenzar a publicar, al menos, aquellos textos que nunca habían sido traducidos del latín a lenguas vernáculas. La selección de textos de Beda el Venerable, de Rabano Mauro y de la vida de Wilhelm de Hirschau se deben justamente a eso, pues el resto de las fuentes pueden hallarse en ingles o en español, tal el caso de Teófilo, Honorio de Autum y otros.

Creo que para quienes han leído Los orígenes cristianos de la francmasonería, este nuevo libro les dará la posibilidad de ver las fuentes y encontrar nuevas relaciones entre los símbolos de la construcción y el Templo de Salomón. Para quienes no han leído los antecedentes, planteo a continuación algunos enunciados a modo de preguntas:

1.- ¿Sabía Ud. que los signos y toques de los distintos oficios nacieron en los monasterios? ¿Sabía que los artesanos que trabajaban en las redes de monasterios medievales daban prueba de su oficio y sus habilidades de acuerdo a estos símbolos? ¿Sabía que estos signos también eran utilizados por los templarios?

2.- ¿Sabía Ud. que fue en el siglo VIII cuando por primera vez se vinculó a los constructores medievales con la historia bíblica de la construcción del Templo de Salomón? ¿Sabía que el autor de este primer documento fue un benedictino inglés -padre de la Historia de Inglaterra- llamado Beda el Venerable?

3.- ¿Sabía Ud. que en el mismo siglo VIII, el mismo monje explicó, por primera vez, en qué consistía cuadrar la piedra bruta? ¿Sabía Ud. que a partir de entonces otros monjes, también benedictinos denominaban a los constructores Homines cuadrati, expresión que puede traducirse como Hombres en escuadra?

4.- ¿Sabía Ud. que el famoso documento denominado Manuscrito Cook está basado en bibliografía escrita por monjes benedictinos?

5.- ¿Sabía Ud. por qué a la Cámara del Medio se la llama del Medio? ¿Se lo explicaron en su logia? Pues bien, los benedictinos sabían porqué se llamaba Cámara del Medio. ¿Sabe por qué? Porque arriba había otra a la que sólo subían los "Venerables"

6.- ¿Sabe cuál es el origen de la palabra sagrada del Venerable Maestro? Sí, adivinó. La utilizaban los benedictinos para definir al constructor perfecto.

7.- ¿Sabía que para los benedictinos Adhoniram era la prefiguración del propio Cristo?

8.- ¿Sabía que todos estos documentos escritos entre el siglo VIII y XII están al alcance de su mano, en la Biblioteca más importante de su Ciudad?

9.- ¿Sabía Ud. que las primeras Constituciones que reglamentan los oficios de los constructores fueron escritas en el siglo XI por monjes benedictinos de la Orden Cluniacense?

Pues bien. Si Ud. es un masón al que no le interesa de dónde proviene toda la simbología y el sentido de su Orden, no pierda tiempo. Para mí da lo mismo que Ud. prefiera creer que a la masonería la inventaron cuatro logias de Londres en el siglo XVIII, o los filósofos del Siglo de las Luces y que es hija de la Ilustración.

Ahora, si Ud. quiere saber por qué nuestra simbología tiene un origen espiritual, más precisamente judeocristiano, monástico y medieval, lo invito a leer las dos obras que he escrito al respecto: Los orígenes cristianos de la francmasonería (Kier, Buenos Aires, 2006) y esta que ahora presento De Templo Salomonis Liber y otros texto de Masonería Medieval (Manakel, Colección Martinista, Madrid, 2010).

Puede que Ud. piense -al igual que algunos masones- que estos libros manipulan la historia. Pues bien, en ese caso puede pedirme, directamente, la bibliografía completa y la nómina de fuentes que he utilizado y se la enviaré con gusto, por mail y sin cargo. Luego de contrastar estos documentos le aseguro que Ud. podrá definir, con precisión, si debe otorgarle a los monjes la patente de invención de la simbología masónica o se la dejamos a los filósofos ilustrados del siglo XVIII. Créame, vale la pena sacarse la duda.

Y si Ud. no es masón, podrá entender que no existe una "Orden" masónica única y universal. Que quienes anuncian a la francmasonería como adogmática y que han suprimido de sus rituales a la Biblia, en realidad esconden un profundo desprecio por la religión -en particular hacia el cristianismo- y que existen numerosas corrientes que aún permanecen firmes a los antiguos deberes, trabajando a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, custodiando la invalorabe herencia iniciática del judeocristianismo.

Eduardo R. Callaey
Ne varietur

lunes, 8 de febrero de 2010

La Masonería Cristiana frente al secularismo despiadado de la Masonería Atea


Ante el avance del secularismo


La gran mayoría de los masones cristianos nos definimos como hombres tradicionales. Creemos poseer una doctrina y tenemos un profundo sentido religioso que nos lleva a pensar en la Reintegración, como una meta al final de la existencia humana.

En su artículo sobre La secularización de la Cultura Occidental –que sirve de prólogo a la obra de A. N. Wilson, Los Funerales de Dios- Gerardo de la Concha afirma que desde la Ilustración quiso pensarse al hombre, la sociedad y la cultura, sin el referente religioso. Para de la Concha, éste era ya el anuncio de la muerte de Dios.

…Desde el racionalismo y sus manifestaciones escépticas hasta el nihilismo radical, la cultura de Occidente se vinculó al arduo proceso de secularización –que básicamente significa la eliminación de lo sagrado-religioso del vínculo social –o incluso el secularismo- el combate directo de lo religioso-, mediante las obras de pensadores y artistas. En este sentido, es correcto referirse a una secularización de la cultura occidental… [1]

…La ausencia de lo sagrado crea un vacío absoluto que se llena con falsos sacralismos, con otros dogmas o ídolos. El racionalismo se vuelve al revés; al sacralizar al hombre abstracto o la razón, en su esencia misma se anida lo irracional. Por sus frutos se le conoce a esta ideología…[2]

Nuestra responsabilidad primaria es la aceptación, lisa y llana, de que la francmasonería atea ha sido una herramienta activa –de vanguardia diría yo- del secularismo, es decir, del combate directo de lo religioso, que debe leerse como el combate directo del cristianismo.

Mientras no llevemos a cabo un exhaustivo análisis histórico del vínculo entre secularismo, ateísmo y masonería en las primeras décadas del siglo XIX -y seamos valientes al asumir su costo- nos mantendremos en una indefinición respecto de las responsabilidades de la masonería en torno a los acontecimientos políticos europeos.

Según el Dr. Ferrer Benimeli, en los primeros años del siglo XIX el enfrentamiento Iglesia – masonería se vio afectado por las consecuencias interpretativas de la revolución francesa y con el nacimiento del famoso mito del complot masónico revolucionario… a partir de estos años –afirma Benimeli- la masonería latina europea fue erróneamente identificada con los iluminados de Babiera, los jacobinos, los carbonarios y otros por el estilo.[3]

Durante muchos años se sostuvo que la identificación entre masones e iluminados era una excusa de los católicos ultramontanos para la condena en masa de los masones. Pero la realidad –pese a los esfuerzos de Benimeli- es que los iluminados infiltrados en la francmasonería (tal como pudo verse en el Convento de Wilhelmsbad) liquidaron la masonería cristiana durante la revolución y, a partir de allí, fueron vanguardia en todo el movimiento revolucionario europeo.[4]

Esta acción es la causa de los más de 2.000 documentos promulgados por León XII (1823-1829) y por Pío VIII (1829-1830) contra los masones, identificándolos como sociedades clandestinas cuyo fin era conspirar en detrimento de la Iglesia y de los poderes del Estado.

Este combate se exacerbó en 1836, cuando el Papa Gregorio XVI (1831-1846)[5] identificó a la libertad de conciencia como enemiga de la Iglesia y al liberalismo como prohijado por el demonio.[6] Para algunos, este fue el momento en el que la Iglesia se identificó con una causa secular: La de los conservadores ultramontanos …y entró en el terreno peligroso de querer combatir frontalmente las libertades de la modernidad, lo que marcó a la Iglesia como parte del Antiguo Régimen…[7] Sin dudas fue un momento desgraciado en el que la Iglesia equivocó el rumbo.

Apenas una década después tendría lugar en Francia la revolución liberal de 1848, cuya influencia se extendería por Europa y arrasaría con los Estados Pontificios. Para ese entonces, los masones se encontraban al frente de la lucha contra el Trono y el Altar y en nuestros países, los masones cristianos eran una verdadera rareza y una especie en extinción.

Aceptémoslo de una vez: La francmasonería atea nunca dejará de combatirnos porque ha sido y es una herramienta del secularismo, que es la más violenta expresión de la secularidad. En el siglo XIX, el materialismo anunció que asistíamos a los funerales de Dios y lo dio por muerto. Nuestros Hermanos ateos estaban -y están- entre los que organizaron el entierro.

¿Cuál es nuestro lugar en esta batalla? No me consuela ni me conforma la definición caballeresca de la lucha interior, que la reconozco como un anhelo espiritual, pero la caballería como tal no ha sido concebida fuera de la sociedad ni de la polis. El caballero no es un ser aislado. No es un monje cartujo. Su destino está ligado al de la sociedad que integra y de la cual es su brazo custodio. Así ha sido en Grecia, en Roma y en el Sacro Imperio Romano Germánico. Por eso adhiero a Panikkar: Sin política no hay Salvación.

Intento responderme a mí mismo esta pregunta e intento al mismo tiempo encontrar una respuesta en mis hermanos masones cristianos. ¿Cuál es nuestro lugar en la batalla? Si juramos defender el cristianismo debiéramos hacer algo al respecto; algo que sea sustancialmente diferente de lo que hemos hecho hasta ahora, aceptando fraternalmente todas las expresiones masónicas como tales, incluidas las ateas militantes. ¿No habrá llegado la hora de decir claramente que algunas de estas expresiones no son masonería?

¿Por qué razón deberíamos reconocer como HH.·. MM.·. a los enemigos de la religión que juramos defender? ¿No deberíamos diferenciarnos -de manera activa- de la masonería atea? El cristianismo está en una encrucijada; una situación inédita en la que los cambios son más radicales que los que tuvo que superar el hombre del Renacimiento. El resultado de aquel tembladeral fue, sin duda alguna, la Reforma. ¿Asistiremos a esta crisis sin plantar bandera? O por el contrario,¿Acompañaremos nuevamente los cambios con una apertura mental acorde a los tiempos?

Al respecto acabo de leer en estos días un artículo del padre Víctor Codina s.j. titulada Desaprender, una tarea cristiana urgente cuya lectura recomiendo.[8] En resumen, el padre Cordina dice que no podemos encerrarnos en un pasado superado sino abrirnos a la novedad del Espíritu y discernir los signos de los tiempos. Para ello hemos de comenzar por “aprender a desaprender” muchas cosas. Así podremos reaprender la novedad del Espíritu. Por supuesto que, lo que hay que desaprender, desde el punto de vista del citado padre, es prácticamente todo el catecismo.

En artículos anteriores he hablado de la crisis de los meta-relatos, propia de la posmodernidad. Estamos asistiendo a la destrucción sistemática de nuestra historia –nuestro meta-relato judeocristiano- pues nuestra historia está anclada al cristianismo que se combate. Careceremos de historia en poco tiempo más.

Thomas Berry afirmaba que es todo una cuestión de historia. Justo ahora estamos en problemas –decía- porque no tenemos una buena historia. Estamos en medio de historias. La vieja historia, el relato de cómo encajamos en él, ya no es eficaz. Sin embargo, no hemos aprendido la nueva historia. Berry afirmaba que el universo es una comunión de sujetos, no una colección de objetos. Pocos lo han comprendido.

Pero este teólogo, profesor de la Universidad Católica de los Estados Unidos, profundamente influido por Teilhard de Chardin, creía que aquello que nos condujo hasta aquí, bien podía merecer nuestra confianza y nuestra Fe.

En efecto, el padre Berry creía que el estado de ánimo básico del futuro bien podría ser uno de confianza en la continua revelación que tiene lugar, en y a través de la Tierra. Si la dinámica del Universo formó desde el principio el curso de los cielos, encendió el sol, y formó la Tierra, si este mismo dinamismo dio a luz los continentes y los mares y la atmósfera, si despertó la vida de la célula primordial y luego trajo a la existencia la variedad sin número de seres vivos, y finalmente nos llevó a ser y nos ha guiado de forma segura a través de siglos turbulentos, hay razón para creer que este proceso que nos ha orientado sea precisamente el que nos ha despertado a la actual comprensión de nosotros mismos y a nuestra relación con este proceso estupendo. Sensibilizados por esta guía proveniente de la propia estructura y funcionamiento del Universo, podemos tener confianza en el futuro que le espera a la aventura humana.

La pregunta ahora es, a nosotros, masones cristianos ¿Qué nos condujo hasta aquí? dice Wilson:

…Tal vez sólo quienes han conocido la paz de Dios, que rebasa cualquier comprensión, pueden tener una idea de lo que se perdió hace cien o ciento cincuenta años, cuando en Europa Occidental la raza humana empezó a desechar el cristianismo. La pérdida no fue sólo un cambio intelectual, el desecho de una proposición a favor de otra. En realidad, a pesar de que quienes perdieron la fe ofrecieron muchas justificaciones intelectuales, parece que en muchos casos el proceso fue una conversión tanto emocional como religiosa y, con frecuencia, sus raíces fueron de igual manera irracionales…[9]




Para pensar.



[1] Wilson, A. N. Los Funerales de Dios (México, Océano, 2006) p. 16.
[2] Ob. cit. Ibidem p. 17.
[3] Ferrer Benimeli, José Antonio; La Iglesia Católica y la Masonería, Visión Histórica en Masonería y Religión: Convergencias, oposición ¿Incompatibilidad? (Madrid, Editorial Complutense, 1996) p. 190 y ss.
[4] Callaey, E. El Mito de la Revolución Masónica (Madrid, Nowtilus, 2007).
[5] Nació en Beluno. Elegido el 6-II-1831, murió el 1-VI-1846. Se apoyó a las potencias de la Santa Alianza (Austria, Prusia y Rusia) para gobernar los Estados Pontificios.
[6] Encíclica Mirari Vos.
[7] Wilson, Ob. cit. Ibidem p. 14.
[8] http://www.pregoncristiano.com/nota_091229_desaprende_victor_codina_sj.htm
[9] Wilson, Ob. cit. p. 28.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Il mito della rivoluzione massonica

Marco Tropea Editore (Milan) acaba de publicar "El Mito de la Revolución Masónica"




Il mito della rivoluzione massonica
Eduardo R. Callaey
traduzione di Nadia Ambrosionipag. 224

ISBN 978885580074
Collana I trofei non-Fiction


"La massoneria può essere nel contempo tradizionalista e rivoluzionaria? Può una società segreta perpetuarsi per secoli, sostenuta sia da atei sia da credenti? È possibile comprendere il fine di una confraternita alla quale hanno aderito con identico fervore il razionalista Voltaire e il quasi santo Joseph de Maistre? Come si può attribuire alla massoneria il successo della Rivoluzione francese quando numerosi massoni vennero massacrati dal Terrore?"

Una tesi storica largamente diffusa e riconosciuta indica la massoneria come il vero strumento strategico che ha assicurato il successo della Rivoluzione francese: le logge, permeate dallo spirito anticlericale di correnti interne come quella degli Illuminati di Baviera, avrebbero rappresentato il centro di una cospirazione contro il trono e l’altare. Il sorprendente studio di Eduardo Callaey segue l’evoluzione dell’Ordine attraverso il Diciottesimo secolo per sfatare quello che lui dimostra essere un mito. La massoneria non fu affatto l’ispiratrice e l’artefice della Rivoluzione francese – e della violenza sanguinaria che ne macchiò l’epilogo. In realtà, se è vero che nelle logge del Settecento circolavano ideali repubblicani e progressisti e che molti illuministi e giacobini avevano gravitato al loro interno, i fatti dimostrano che la massoneria tradizionale, di origine giudaico-cristiana e iniziatica, fu una vittima del Terrore rivoluzionario e venne annientata in una guerra fratricida. Dalle sue ceneri sarebbe rinata una nuova organizzazione, più vicina a un partito politico che a una «scuola di misteri», in cui la dea Ragione avrebbe preso il posto dei Gran maestri dei riti esoterici. E fu proprio questa massoneria razionalista, figlia del «secolo dei lumi», a perpetuare il mito rivoluzionario e complottista, oscurando arbitrariamente l’altra anima dell’Ordine. Questo saggio fornisce la chiave per comprendere la trama occulta – e occultata – della storia massonica, la grande contraddizione che ancora oggi attraversa l’Ordine, l’eterna diatriba fra i seguaci della tradizione spiritualista e chi individua nelle logge un efficace sistema di azione politica.